Temor por la noche, de repente…?

Estándar

De repente, comienzan a tener miedo y no entendemos, porqué?. Al principio pensamos que será un a etapa pequeña y que pasará, pero no es así, día tras día seguimos comprobando que sigue despertándose a media noche y reclama nuestra atención.
Cuando ya creíamos que habíamos superado las noches en vela, comienzan de nuevo y hay que hacer algo. Lo más importante es tomarlo con la mayor naturalidad posible y sin alarmarse. Los papis podemos con todo!!!!!! ,( con mucho esfuerzo, por supuesto ).

Dentro de lo normal

A pesar de las diferencias individuales, parece haber unos miedos más comunes que otros.
Con 3 y 4 años sus miedos se hacen más patentes. Su imaginación les juega malas pasadas y elucubran acerca de los monstruos que se esconden en la oscuridad o tras los disfraces y las máscaras, por lo que suelen despertarse por las noches e ir en busca de sus padres. También los asusta el daño físico y aparece el miedo a los fenómenos naturales (truenos, viento, terremotos).
Al llegar a los 5 y 6 años, mantienen el miedo a separarse de sus padres, a los animales, a la oscuridad y al daño físico, pero además se suma el miedo a seres malvados (ladrones, secuestradores) y personajes imaginarios (brujas, fantasmas, el “coco”, personajes de dibujos animados). Tampoco les gustan los médicos, sobre todo si llevan bata blanca, y los preocupa la enfermedad y la muerte.
El niño de 7 y 8 años sigue teniendo miedo a la oscuridad, a los animales y a los seres sobrenaturales, y añade su temor a hacer el ridículo por la ausencia de habilidades escolares, sociales o deportivas. De 9 a 12 años disminuye su miedo a la oscuridad y a los seres imaginarios, pero ahora son especialmente sensibles al colegio (exámenes, suspensos), a la aceptación social (integración en el grupo, aspecto físico), a la soledad, a la enfermedad y a la muerte.

Qué hacer

· Primero, identificar lo que produce miedo.
· Hablar sobre las cosas que le causan temor, que se sienta escuchado. Y si es muy pequeño y todavía se expresa con dificultad, se puede recurrir a dibujos donde pueda plasmar lo que le asusta; juegos y juguetes que le permitan realizar pequeños actos de valentía (jugar a detectives con linternas); y películas y cuentos, en los que el protagonista tenga algún temor y lo supere.
· Tener un talante comprensivo. Procurar que no se sienta avergonzado ni regañado. Sin infravalorar sus sentimientos, hacerle saber que es normal tener miedo en alguna ocasión y que nosotros también tuvimos alguno en nuestra infancia.
· Transmitirle seguridad y confianza, siempre con un tono relajado. Debe percibir que sus padres están seguros de que no corre peligro.
· Alentarle a que se enfrente a sus temores de forma gradual, aunque al principio sea con nuestra ayuda, sin forzarlos y elogiando sus conductas valerosas.
· Fomentar su autoestima y autonomía. Hacerle ver que confiamos en que es capaz
de enfrentarse a la situación y de vencer su miedo, y elogiarle cuando intenta cosas nuevas y demuestra responsabilidad e independencia.
· Enseñarle maneras de contrarrestar la ansiedad: escuchar música, relajarse, o actividades que le mantengan ocupado (contar fichas, enumerar comidas favoritas).
· Concederle algún poder sobre la situación (encender una pequeña luz, tener una pequeña mascota).
· Predicar con el ejemplo, de forma que tenga en nosotros un modelo adecuado de superación.
· Ofrecer al niño una visión positiva del mundo. Hay que enseñarle a no preocuparse excesivamente por las cosas y a encontrar soluciones a los problemas que le surjan.
· Mucho humor. Un buen antídoto contra el miedo es transformar aspectos aterradores en características graciosas mediante dibujos y bromas.

Espero que os ayude en algo.

Anuncios

Un comentario »

  1. Muy bueno tu comentario sobre los miedos, a mi siempre me han funcionado dos tácticas para vencerlos.

    La primera… ¿Monstruos? yo nunca he visto ninguno y ya soy muy mayor, ¿será porque no existen?

    La segunda y creo que la mejor… Esta sólo funciona a partir de los 4 años cuando ya empiezan a comprender y expresarse bien, valiente no es aquel que no tiene miedo, valiente es aquel que aún teniéndolo lucha para no tenerlo. Les cuesta entender que significa, pero hay que darle vueltas y vueltas hasta que consiguen entender la esencia del mensaje.

    Me funcionó com mi hijo mayor (12 años ahora), me está funcionando com mis hijos pequeños (6 y 4).

    Sigue con estos aportes. Son muy interesantes.

    Enric

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s